VIOLATOR

10 Agosto 2013 en The Roxy Live (Buenos Aires, Argentina)

Crónica : Santiago Martin / Fotos : Victor Guagnini

Orgullo, Pasión y Under

Con una convocatoria sorpresiva, mosh y pasión, los brasileños de Violator desembarcaron en The Roxy para thrashear la noche del sábado y demostrar que el under está vivo y tirando trompadas para todos lados.

 A pocos días del show me entero que las entradas están prácticamente agotadas, sólo quedan un par en los puntos de venta usuales, hasta veo la lista de las cantidades y me sorprendo. Una movida arriesgada de parte de la organización del show que era un piletazo al vacío, se convierte en un evento que supera las expectativas de cualquiera.

Aún con el Metal para Todos 6 transcurriendo en simultáneo descubro, para mi asombro, que varios de los presentes se “escaparon” del festival para poder ver a Violator en Buenos Aires por primera vez.

El cartel lo completan Tungsteno, Tempestor y The Conjuring; promesa de una noche que dejará recuerdos en el cuerpo de todos los que asistan.

 Llegué para ver el set de Tungsteno, que continúan tocando canciones de su excelente disco Inminente Aniquilación, suenan Escuadrón del thrash, Vino y velocidad y Régimen de violencia entre otros clásicos de la promesa de thrash under nacional. Acompañados por un sonido parejo y bien ecualizado lograron encender al público para el plato fuerte de la noche…VIOLATOR.

Y así, como si nada, a las nueve y veinte, se abre nuevamente el telón y la formación thrashera compuesta por Pony (bajo y voces), Cambito (guitarra), Batera (batería) y Capaça (guitarra) irrumpen en el escenario saltando y haciendo lo que saben, thrashear.

El público sorprendido por la aparición de la banda corre en forma de avalancha hacia el frente y repentinamente paso de estar en la barra a estar a unos centímetros de un mosh que parecía una despiadada y mortífera picadora de carne, que será constante durante la hora diez que duró el show.

Apertura con Atomic nightmare, asalto a los sentidos mientras las veloces guitarras de Cambito y Capaça, se cruzan en riffs afilados y punzantes que no dan descanso a un mosh que suma cada vez más gente a su danza de devastación. Se suceden los solos que cambian entre guitarras mientras Pony grita las letras de revival ochentoso; devastación, radiación y protesta arman un set list demoledor que sacude al Roxy.

Mientras progresa la noche llega el primero de los stage dives de Pony, que abraza a su público y se deja llevar por la marea de negro y plata de punta a punta del recinto y vuelve para retomar el micrófono y demandar las injusticias de este mundo.

Entre canciones Pony, encargado de las relaciones públicas de la banda, pide disculpas por su español y agradece a los presentes por ir, por poguear, por llenar el lugar, por los olé olé. Nos llama hermanos y hermanas, nos dice que ese momento y en ese lugar somos todos iguales y remata el discurso con una frase lapidaria “¡esto es under, acá no hay rockstars!” y el público enloquece y corea los tradicionales “(…) cada día te quiero más (…)” que los hace sonrojar y desear que la noche dure para siempre.

El show continúa con un sonido impecable que acompaña un momento muy especial. La velada avanza entre solos desgarradores y denuncia…Y así descubrimos que llegamos al triste final. Pony lo anuncia y presenta el último tema de la noche United for thrash, cantado por todo el recinto en el que no entraba un alma más.

 Y por fin sucede, sobre el final de la comunión thrashera que nos reunía a tantos Pony deja su bajo, toma carrera y se tira al público que lo recibe con los brazos abiertos, lo palmean, lo abrazan, le dicen que lo quieren, que “toquen una más y no jodemos más”. Al lograr cruzar nuevamente la valla comienza a abrazar una por una a las personas que tiene cerca y les da las gracias por llenar el lugar, por cantar, por el aguante…

Y así como empezó terminó… Ellos cargaron sus equipos en un pequeño camión con trailer de madera y sin techo mientras la audiencia dejaba el recinto diciendo “Alto Recital Man”.

Responder

*

  • Twitter
  • Facebook
  • Flickr